El hombre ha perdido una clase muy especial de libertad... que jamás se podrá restaurar.

Esa libertad era la habilidad de ir a lugares en los que jamás había estado el hombre, y de ver cosas que nadie había visto antes.
Era la libertad de abandonar determinada clase de vida
y saber que había algo: algo distinto.

Había lugar para escaparse.
La libertad, la verdadera libertad, requiere espacio para ejercerla.

Es por eso que en este tiempo de lo instantáneo y desechable, la fotografía nos da un respiro, un lugar donde detenerse a observar, un pequeño espacio de calma, de paz, un lugar de libertad, la oportunidad de abrir la ventana para respirar hondo y sentir otra vez el aire, ese aire que viene de lejos... 

De eso se trata…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.